Tamara7
21 1 11

Координаты 355

Uploaded 16 ноября 2016 г.

Recorded ноября 2016

-
-
500 m
408 m
0
0,9
1,8
3,64 km

Просмотрено 976 раз(а), скачено 13 раз(а)

рядом с El Monastil, Valencia (España)

Visitando: Pozo de Agua del Canto Domingo - El Molino Nuevo (Antigua Fábrica de Lonas) - Terrazas del Pantano - Cañada del Pantano - Presa del Embalse - La Noria del Pantano - Calera Baja de la Torreta - Túnel Férreo (Salida) - Calera Alta de la Torreta.

La ruta circular propuesta se encuentra localizada en los parajes naturales del Pantano y de la Sierra de la Torreta, situados al norte de la ciudad y recorre una serie de bienes patrimoniales: unos de interés cultural y otros de relevancia local.
Se trata de una construcción de planta cuadrada y volumen cúbico, con un segundo cuerpo superpuesto. Está situada junto a la margen izquierda del río Vinalopó. Realizada en mampostería con ladrillo macizo en las esquinas, presenta óculos de ladrillo en cada uno de los lados. En la cubierta, ese segundo cuerpo se configura como una Torreta central de planta cuadrada, relacionada con su finalidad de extracción de aguas potables para la sociedad "Aguas del Canto", que fue suministradora de agua al municipio durante la primera mitad del siglo XX. Pertenece al Patrimonio Hidráulico en su apartado de Pozos y Aljibes. Data su construcción del primer tercio del siglo XX (1912-1914).
En la fabricación textil, la maquinaría era movida de forma hidráulica. Este molino estaba asociado a la antigua Fábrica de Lonas, que existía desde el siglo XVII en el cauce del río Vinalopó, justo debajo de El Monastil, antes de que el río forme el meandro que rodea el cerro. Los restos del Molino Nuevo quedaron sepultados bajo los escombros de la Fábrica de Lonas que, situada en sus proximidades, fue derribada hacia mediados de siglo XX. Posteriormente, la construcción de la autovía Madrid-Alicante volvió a generar nuevos depósitos sobre los ya existentes. Se trataba de una estructura hidráulica de producción movida por las aguas de riego que, desde la presa, eran conducidas a la huerta de Elda. La relación de la Fábrica de Lonas con el Molino Nuevo queda patente en un documento, del Estatuto de la Comunidad de Aguas de Riego de la Huerta de Elda de 1.934, en el que se cita "la fábrica de lonas, antes molino nuevo".
El yacimiento se encuentra a unos 80 m. antes de llegar a las Presas del Pantano de Elda, aprovechando el aterrazamiento del río Vinalopó, en su margen izquierda, de donde toma nombre. Esta terraza, de origen geológico tal y como se observa actualmente, ha sido muy desvirtuada por la acción antrópica (abancalamientos agrícolas, construcción del camino de acceso hasta la presa, o bien la construcción primero de una acequia para la conducción de aguas, y su sustitución posterior por una tubería semi-enterrada que discurre a lo largo de todo el cauce del río). Tiene una longitud de 20 m. de los 50 totales de la terraza, y 2 m. de altura, con una potencia del horizonte arqueológico de 0,90-1,10 m. Este horizonte está compuesto por un sedimento de coloración gris oscuro, con abundantes piedras de pequeño y mediano tamaño mezcladas con materiales cerámicos, moluscos terrestres y sílex. A principios de la década de 1.960, la Sección del C.E.E. (Centro Excursionista Eldense) descubre el yacimiento y ejecuta una pequeña excavación, en la que se exhuman diversos materiales cerámicos y líticos, los cuales sirvieron para datar este yacimiento arqueológico.
Las Presas del Pantano se hallan situadas sobre el cauce del río Vinalopó, previas al meandro que circunda la sierra de la Torreta y que sirve de portal de acceso al Valle de Elda. La presa más antigua y de mayor alzado arranca sus estribos desde una posición más alejada del lecho fluvial, mientras que la actual lo hace, al ser de menor alzado, desde una posición más próxima adosada a la primigenia. El alzado de la segunda presa fue condicionado por la presencia de la vía férrea Madrid - Alicante. Se trata de una obra de ingeniería civil en la que se asocian dos fábricas. La más antigua corresponde a una presa de estribo de planta curvilínea y con paramentos verticales. El paramento húmedo de sillería (que conserva tres inscripciones); el seco de piedra picada y mampostería, y en el interior de codolada que hacía de pantalla impermeable. Los estribos laterales o cajeros fueron asentados en la peña. Actualmente, se aprecian los estribos de la misma en ambas márgenes. Según Cavanilles, a fines del siglo XVIII, tenía una altura de 56 palmos (12'8 m), un grosor de 40 palmos (9'12 m) y una capacidad total de 700.000 m3, con un espesor en corona de 9 m. La segunda presa, más reciente, es de fábrica de sillería, de altura más modesta. Posee muro escalonado exterior con dos torres para compuertas al centro y lateral izquierdo, y aliviadero en lateral derecho excavado en la roca. Hasta hace bien poco conservaba todos los mecanismos. Su titular es la Comunidad de Regantes de Elda, dependiendo de la Confederación Hidrográfica del Júcar (Ministerio de Medio Ambiente). Pertenece al Patrimonio Hidráulico, en su apartado de Pantanos, Azudes y Rafas. Su cronología pertenece a la Edad Moderna y Contemporánea. La primera presa es de 1.684-1.698, e inicios del siglo XVIII. La segunda presa es de los años 1.842-1.890.
Se trata de una estructura maciza de mampostería trabada con cal (Noria de sangre), en la que mediante la tracción de un animal de tiro y una rueda de agua con cangilones se extraía el agua subterránea de la zona del pantano para el regadío de la huerta aledaña a la zona del Pantano. Está compuesta por una base elevada poligonal, en cuyo centro todavía se puede ver el pozo de planta rectangular. Sobre éste estaba montada la rueda de agua, vertical, formada por dos anillos de hierro o madera abrazados por una cadena donde se amarran los cangilones, algunos de los cuales se conservan en el Museo Arqueológico de Elda. Estaba movida por otra rueda horizontal que transmitía el movimiento del animal de tiro. El agua se almacenaba en una alberca adyacente por su lado NE. A la noria le acompañaba el resto de la infraestructura que suele ser habitual: la alberca para almacenar agua, adosada por su lado norte y, más arriba, las ruinas de la casa y las típicas palmeras que solían acompañar a este conjunto de carácter hidráulico. Se encuentra en un estado de abandono que amenaza ruina, por lo que es urgente una intervención para evitar mayores destrozos y pérdida de este Bien Catalogado eldense y, a ser posible, una puesta en valor del mismo, por estar en el recorrido de la Senda del Pantano. Pertenece al Patrimonio Preindustrial Hidráulico en su apartado de Molinos y Norias. Su cronología data de los siglos XIX-XX.
Se trata de un horno de cal excavado parcialmente en la ladera norte de la Sierra de la Torreta. Presenta planta circular, con las paredes interiores revestidas de adobes cocidos, y las exteriores de mampostería. No conserva la cubierta. Su existencia tiene relación con la construcción del túnel del ferrocarril hacia mediados del siglo XIX, dada su proximidad a esta obra de ingeniería. La cal que resulta de la quema en un horno (calera) se obtiene a través de un proceso químico. Básicamente este procedimiento permite transformar la piedra caliza (caliche), cuya composición es Carbonato cálcico ( CaCO3), en óxido de calcio ( CaO), dado que, al exponer el caliche a temperaturas de entre 900º y 1.200º en la calera haciendo arder un combustible (comúnmente madera), el Carbonato cálcico se vuelve inestable y pierde una molécula de Monóxido de carbono ( CO), convirtiéndose en Óxido cálcico ( CaO2), que se conoce como “cal viva”. Posteriormente, a esta cal viva se le añade agua, produciéndose una violenta reacción química, que desprende mucho calor, convirtiéndola en Hidróxido de calcio ( Ca (OH)2), que se conoce como “cal muerta” y se presenta como un polvo blanco que se utiliza como conglomerante en la construcción antigua (algo parecido a lo que hoy hace el cemento), así como para “encalar “ muros y fachadas, técnica de pintura de hace siglos. Con el tiempo, este Hidróxido de calcio vuelve a reaccionar con el Dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera, lo que permite endurecer de nuevo al convertirse en Carbonato cálcico y así cumplir su función de dureza. Pertenece al Patrimonio Preindustrial en su apartado Caleras y Yeseras. Su cronología es contemporánea de la Calera de la Torreta, es decir, de mediados del siglo XIX.
El túnel de La Torreta es el único existente en la línea Madrid-Alicante. Fue construido entre los años 1.856 y 1.858, siendo este último año el de su inauguración oficial. Se sitúa entre los cinco primeros túneles que se construyeron en la red ferroviaria española, siendo el de mayor longitud de los hasta entonces construidos, pues superaba en más de 200 m. al ya desaparecido Túnel de Matarrepudio.
La calera es una construcción en piedra seca que permite la fabricación de cal viva, de las que existen gran cantidad en la Comunidad Valenciana. La construcción está ligada a la construcción del Túnel de Elda, datado entre los años 1.856 a 1.858, de una longitud de 458 metros. Es por ello que, para la construcción del mencionado túnel, se necesitó tener una planta de producción de cal viva “in situ” para la obra, ya que la cal viva obtenida en la calera se utilizaba como argamasa para los bloques calizos de los que está construido el túnel, puesto que en esa época no se conocía el cemento para producir hormigón. De hecho, aún podemos observar las antiguas canteras de piedra caliza que se utilizaron para obtener la materia prima.

Комментарии

    You can or this trail