-
-
1 986 м
1 194 м
0
3,2
6,3
12,67 км

Просмотрено 295 раз, скачано 12 раз

рядом с Lirí, Aragón (España)

Original ruta por el monte de las localidades de Liri y Arasán, dos de las poblaciones que forman el Solano. Un trazado circular que ahonda en las raíces de los pueblos de montaña. Historia, cultura y tradición (modos de vida en definitiva) que todavía hoy se conservan en esencia. Y aquí, será el caminante el que tenga la oportunidad de disfrutarlo. Un viaje al Pirineo de siempre.

La propuesta presentada es el resultado de una vuelta de tuerca a los caminos que conectan ambos pueblos. Vías que desde siempre han permitido acceder a las fincas más alejadas de los cascos urbanos y a las tierras altas que poseen ambos municipios. Algunos de estos caminos sirven hoy como senderos al uso, sin embargo, una parte importante se está perdiendo al mismo ritmo que los campos se abandonan. Además, la creación de pistas aptas para vehículos los ha relegado a una condición meramente testimonial. Por esta razón, aquí se intentará recoger una parte de esos caminos desafortunados para que no queden en el olvido.

La jornada dará comienzo en Liri. El precioso casco de la población se encuentra bordeado por la serpiente que forma la carretera y, salpicando su traza, varios son los aparcamientos desde los que poder iniciar la marcha a pie. El más interesante es el intermedio ya que el itinerario tiene su origen allí. Una pista vence hacia el este, hacia el Molino del pueblo (hoy vivienda rehabilitada) y el barranco Gordo, un torrente muy popular por la sucesión de pozas y saltos de agua que lo componen. En la actualidad es uno de los grandes destinos dentro del Valle de Benasque para practicar barranquismo.

Será al cruzar sus aguas cuando se toma una cañada antigua que remonta los bancales que aparecen a la izquierda (este). La vía, aunque algo confusa, sortea los escalones hasta encajonarse en un tramo entremurado que recuerda el camino que un día hubo ahí. En la parte alta se recupera la pista para, unos cien metros más adelante, dejarla definitivamente. El camino que se busca se localiza al norte, pasado un barranco de poca entidad. Hay que descender hasta su lecho y remontar la ladera opuesta por terreno dudoso y sin camino para alcanzar un resalte de roca gris muy visible. Tras esa zona rocosa el camino ya tiene trazo continuo. Cabe indicar que es probable que el camino original vaya siempre por la margen derecha de ese "barranco de poca entidad" pues tiene que existir una forma más natural de acceso al resalte arenoso.

A partir del resalte rocoso la senda se define mejor. Con una dirección sur-norte y sin apenas variar la altitud se llega a un puente de piedra muy hermoso que posibilita acceder a la orilla opuesta del barranco Gordo. Sin cruzarlo, la senda se hace más montañera: gana desnivel y el terreno se vuelve más árido. Un zigzag remonta rápidamente el contrafuerte rocoso hasta recuperar el cauce del barranco Gordo. Hace muy poco se pasó por la capilla de San Antón (1.550 m). Al cruzar su lecho se alcanza un nuevo sector de prados dominado por dos bordas ya en ruinas. La continuación de la ruta obliga de nuevo a cruzar el torrente de agua para emprender la subida hacia Bruí. El cruce no es muy claro al estar en sentido contrario a la marcha pero el sendero se ve fácilmente si lo pasas.

Bruí es un amplio sector de pastos de montaña que hay en mitad de la montaña. Ahí, aunque existen trazos de senda creados por el ganado lo mejor es disfrutar de la sucesión de bancales hasta descubrir el abrevadero y la cabaña de pastores que lo custodian. Para los más curiosos puede ser interesante acercarse a la cabaña original ubicada muy cerca de la construcción moderna. A partir de aquí el sendero se transforma en pista, perdiendo algo de encanto pero ganando en claridad.

La pista remonta el monte hasta llegar a Racuans. Esta zona ganadera está salpicada de balsas y fuentes de agua y cuenta con un ambiente húmedo muy agradable para el espectador. Las vistas desde esta posición elevada cobran cierta entidad pues las altas cumbres empiezan a ser visibles más allá de los límites de la sierra que cierra este valle. En la zona de balsas la pista se subdivide en dos ramales. Optar por la alternativa que manda al sur. Tras algo más de un kilómetro, y coincidiendo con la cota máxima de esta circular, la pista se vuelve a dividir (aunque en realidad se trata de la vía que conecta Arasán con las zonas de vuelo del Gallinero). Por tanto, se toma la rama que permite descender hacia el núcleo de Arasán.

El descenso sigue la pista hasta Arasán. Es posible seguirla íntegramente u optar por los atajos que el camino viejo -Camino Gallinero- proporciona. Esta última alternativa es más entretenida pero no siempre es viable. Una parte de su recorrido está inservible por el avance del matorral (generalmente en la parte elevada). En la mitad inferior el camino se vuelve más nítido. Los dos tramos más claros son el entorno de la cabaña de pastores (donde es posible evitar varias curvas de la pista aprovechando la pradera) e inmediatamente después de una "S" muy pronunciada que hay en el kilómetro 9 de este recorrido. Tras ese desvío (y aunque cruce tres veces la pista principal) el camino viejo ya no se abandona y guía hasta las calles del pueblo.

Arasán es una bonita población que aún conserva la esencia de los pueblos del Pirineo. Se atraviesa en diagonal por su calle principal hasta llegar a la carretera. Como Liri se sitúa al norte, hay que tomar la calzada a mano derecha durante aproximadamente un kilómetro. Casi al inicio, eso sí, se salvará la ermita de Santa Bárbara. Al terminar la bajada se llega a la que hoy es la principal carretera de acceso a Liri y se cruza el barranco Gordo. Pasado el puente, un viejo camino se abre paso a mano derecha entre los prados. Cruzará la carretera una vez más para, en un último trecho, alcanzar la localidad de Liri, punto de inicio de esta fascinante travesía.

Комментарии

    Вы можете или этот маршрут