Время  3 часов 22 минут

Координаты 1776

Uploaded 7 декабря 2014 г.

Recorded декабря 2014

-
-
575 m
259 m
0
8,0
16
31,94 km

Просмотрено 1503 раз(а), скачено 63 раз(а)

рядом с  Castellolí, Catalunya (España)

Ruta moderada por el desnivel y los kilómetros aunque dura en algunas rampas fuertes y algún tramo de sendero largo aunque rodadora al 100% y que tiene como encanto aparte de los paisajes la cantidad de masías que nos iremos encontrando.

Salimos de Castellolí y tras cruzar la A2 por un puente a la salida del pueblo remontamos por el Camí de Cal Carles, una pista en perfectas condiciones, llegamos a la Masía de Cal Maure, Cal Cortés y Cal Figuera, donde encontraremos alguna pequeña rampa corta y dura. Iremos en un progresivo sube y baja bastante rompepiernas hasta llegar a un edificio en ruinas donde nos meteremos por una pista corta y en desuso hasta llegar a unas pequeñas construcciones en donde pillaremos una pista en perfecta condiciones hasta llegar a otra masía en ruinas y seguiremos por la pista principal hasta la zona del Pla d' Aguilera, para bajar por la zona del Torrent del Raval y así llegamos al pueblo del mismo nombre en donde hay una fuente a la entrada por si queremos llenar botellines o camelback.

Pillamos un breve tiempo una carretera para desviarnos de nuevo por pista y así cruzar La N-II y llegar al Aeródromo de Ódena, seguimos hasta Vilanova del Camí y tras cruzar esta localidad, y transcurrir paralelos al Río Anoia, llegamos a La Pobla de Claramunt.
Tras salir de esta localidad progresamos por una pista en perfecto estado hasta llegar a un desvío donde se pilla un sendero pedregoso y estrecho pero perfectamente ciclable y así llegamos hasta Cal Jaume Brugers para regresar de nuevo por una pista de gravilla suelta a Castellolí no sin antes visitar su castillo.
El año 1963, Àngel Anglada y Ignasi Amat fueron al aeródromo de Lasbordes en Toulouse para realizar un curso de vuelo a vela y obtener el título de piloto, simultáneamente Antoni Freixas hacía lo mismo en la Escuela de Vuelo de Monflorite. La coincidencia posterior, en Mont-Louis, donde de tanto en tanto iban a ver volar a los franceses, y dónde a lo mejor a última hora también volaban, estrechó los lazos y animó a Anglada y Amat a lanzar la idea de montar un club privado de vuelo a vela cerca de Barcelona. Cosa problemática por tres razones: en primer lugar porque sólo eran tres, en segundo lugar porque no tenían nada de lo necesario para volar, ni medios para obtenerlo, y en tercer lugar porque el Vuelo sin Motor era, y había estado siempre, propiedad estatal. Cómo que volar a motor sí era posible, los tres pioneros se dirigieron al Aeroclub Barcelona-Sabadell, el cual no puso ningún impedimento para la formación de una sección de Vuelo sin Motor dentro del mismo club. En el campo de Sabadell y en las reuniones celebradas en la Diagonal 417, comenzó a aglutinar el primer grupo formado por Anglada, Amat, Freixas y Echegaray. En Sabadell, Freixas haciendo un curso de motor, conoció a un "chico alemán, un tal Wolfgang Knopf", que hacía lo mismo y que se unió a las conspiraciones de Terrassa en "ca l'Amat", dónde apareció un día un adolescente que también estaba interesado por los aviones y que se llamaba Josep Lluís Borràs. Dado que en el aeroclub había otros aviadores, la existencia de un núcleo interesado en vuelo sin motor se extendió y se añadió un terceto formado por dos jóvenes Alegret y Pedraza y un tercero que hablaba de las ascendencias con aire religioso, Pablo Ayesta, el cual estaba entonces en plena construcción de un autogiro Bensen, y que aportó al grupo un aeromodelista de nota llamado Pedemonte. Todos los nombrados hasta aquí formaron el primer grupo, que solamente aportaba entusiasmo y devoción, porque nadie no tenía nada más. Pero un día en un arrebato Anglada y Freixas compraron un SPATZ, el EC-AYU, que fue el primer planeador privado del país, aunque obviamente no servía de gran cosa ya que no había ni campo, ni remolcador, ni cable, ni nada. Cada domingo iban a Sabadell, lo sacaban del hangar, lo montaban, le pasaban un trapo y lo volvían a guardar. Otro día Wolfgang, en otro arrebato, trajo de Alemania un biplaza histórico, un Goevier del año 1935, así que ya eran dos los veleros a los que se les podía sacar el polvo. Tiempo más tarde llegó la noticia de que en Igualada había un campo de vuelo privado, pequeño pero con pocos aviones. Por suerte el propietario de las instalaciones el matrimonio Carner, no puso ningún inconveniente para volar ni para organizar la actividad de vuelo a vela, pero seguía sin resolverse el problema del remolque. Al poco tiempo de ir por Igualada se da el golpe de audacia definitivo, que era cómo meterse en la boca del lobo, no obstante no había nada que perder. Se pidió al Ministerio del Aire sección de Vuelo sin Motor, "si serían tan amables de mandarnos cada fin de semana un avión remolcador y un instructor desde Monflorite, para ayudar a organizar una sección de vuelo sin motor". Y contra toda previsión, dijeron que sí. Meses después, el día 23 de Junio de 1965, Àngel Anglada remolcado por una Dornier Do-27 de Monflorite, se elevaba hacía Puig Aguilera, donde pasó dos horas "volando a vela". Oficialmente se inauguró la sección de vuelo a vela del Aeroclub de Barcelona-Sabadell, en Igualada, el 5 de marzo de 1967. En los primeros años la escuela no existía formalmente, pero había algunos de los primeros practicantes con vocación de enseñar a todo aquel que se incorporaba a la sección. Aunque eren conscientes que esas practicas no computaban para obtener el título oficial, que solamente podía conseguirse en un curos y examen en Monflorite. En 1974, con la incorporación de Antoni Agramont, se dio un impulso a la sección y se organizó la escuela. A Agramont le sucedieron E. Wünderlich, Joan Pedemonte y Manel Gil. Después de varias experiencias en campeonatos estatales, europeos e internacionales, en 1981 se organizaron los primeros campeonatos de Catalunya, que se siguen convocando periódicamente. El fuerte crecimiento de la sección permitió independizarse y erigirse en el “Club de Vol a Vela d’Igualada-Òdena”, entidad que perdura hasta hoy en día.
Camino
Pista
El terme està documentat des de l'any 961 i el seu castell des del 1003 quan fou atacat pels sarraïns.[4] En aquella època es coneixia com Castel Hodelino,[4] o Castell d'Aulí,[5] d'on deriva el nom de Castellolí. El Castell d'Aulí fou destruït el 1004 en l'expedició d'Abd al-Malik al-Muzaffar,[5] i en la seva defensa morí el noble Audesind.[5] Durant el segle XII el castell va pertànyer a la família Bell-lloc i els Jorba, i finalment als Cardona, que en van conservar el domini fins al segle XIX.[4] El domini directe va ser exercit per la nissaga dels Castellolí en els segles XII i XIV.[4]
Castell de Castellolí[modifica | modifica el codi] El castell de Castellolí està situat dalt d'un turó, prop de la masia de Cal Jaume Bruguers, a la que s'accedeix per un camí que surt a l'est del poble.[4] Es tracta d'un castell documentat des del 1003. Es conserven algunes restes, disperses al cim del turó, de diverses èpoques.[4] Les més antigues són una cisterna rectangular i els murs d'algunes estances.[4] En el recinte del castell hi ha les ruïnes d'una església romànica, que va ser la capella del castell i també fou parròquia, sota l'advocació de Sant Vicenç.[6][7] Està documentada des del segle XI i només es conserva parcialment un mur lateral i una bona part de l'absis.[6] S'hi poden observar bandes llombardes.[6]
Camino
Calle
La història del municipi de la Pobla de Claramunt ve marcada per un fet que va succeir el 1344. Hi va haver una terrible rierada que es va emportar el primer nucli de població que havia nascut al marge esquerre del riu Anoia i que es coneixia amb el nom de la Pobla Vella. Després d’aquesta catàstrofe el senyor del Castell de Claramunt va atorgar una carta de repoblació. Va ser aleshores quan va néixer la nova Pobla al costat dret del riu, al peu de la muntanya del castell.[3] Pel que fa a l’aspecte industrial, la indústria molinera ha estat un dels motors més importants del desenvolupament econòmic del municipi. Molins que, amb el pas del temps, han anat canviant o combinant la seva activitat. Els primers anys eren fariners i més endavant van ser drapers i paperers. És, precisament, aquesta darrera activitat la que marca, actualment, l’economia del poble. D’aquests molins paperers avui en dia encara se’n poden veure alguns com el de can Tort, cal Almiralló, el Molí de Dalt i el Molí de Baix dels Coca, la Boixera, l’Estrassa, cal Romeu, cal Font o cal Guarro.[3] A les acaballes del 1713, Felip V va decretar un impost que obligava les poblacions catalanes a sufragar l’exèrcit borbònic del Principat. Poques setmanes després, diverses localitats, entre les quals hi havia la Pobla de Claramunt, es van rebel·lar contra la nova fiscalitat i van fer front als destacaments filipistes que recaptaven la taxa.[3] El comandament borbònic de Catalunya va voler imposar un càstig exemplar per mirar d’aturar la revolta que començava a escampar-se pel territori; així, el 10 de gener de 1714, dos mil cinc-cents soldats van entrar a sang i foc a Sant Quintí de Mediona. La vila va ser incendiada i els habitants que no van poder escapar-ne van ser executats. Un grup de pagesos va aconseguir fugir i es va resguardar al castell de Claramunt. El dilluns 15 de gener, les tropes borbòniques van atacar la Pobla de Claramunt, la van saquejar i en la retirada van calar-hi foc.[3]
Vía Del Tren

Комментарии

    You can or this trail