Время  3 часов 55 минут

Координаты 2405

Uploaded 15 апреля 2015 г.

Recorded апреля 2015

-
-
573 m
338 m
0
14
28
55,33 km

Просмотрено 603 раз(а), скачено 2 раз(а)

рядом с Mendavia, Navarra (España)

Llegó el día y la hora H, o H y media, aún no sabíamos bien ni cómo, ni cuándo ni por qué, el caso es que a las 7 de la mañana sonó el despertador en casa Nacholo. Gruñido de cortesía y para arriba. Desayunos cantabrones a base de sobaos, momentos Allbrant, vestimenta y después de preparar material y bicis, rumbo a Mendavia en la Nachoneta. Tardamos en llegar lo que tardamos en recorrer los 23 kms que nos separaban de Logroño al pueblín navarrico.

Llegamos a la zona de las piscinas, donde ya había decenas de ciclistas preparando y poniendo a punto todo el material que cada uno iba a utilizar. Sigo viendo los mismos fantasmas y boberas que en otras pruebas, ciclistas de escaparate en la pasarela BTT, que a la primera rampa dura se abren de patas como los cangrejos rebotaos. En fin, nosotros a lo nuestro, a recoger el dorsal y pa la salida, que se echa el tiempo encima. Había una cola elegante para recoger los dorsales pero, los no federados, o sea, yo, teníamos cola aparte y según llegue pude recoger mi dorsal y un culotte pirata de invierno que me había tocado en el sorteo de regalos. Empezamos bien. Para esto ya se nos había unido Franolo, y ya estábamos los tres preparados para iniciar la carrera. Curiosamente teníamos los tres primeros dorsales de la prueba, el 1, 2 y 3, parece que fuimos madrugadores a la hora de apuntarnos, pero claro, si te apuntas diez años antes pues pueden pasar estas cosas.

Ya estamos en la línea de salida para empezar la carrera. Después de saludar al amigo Jaba nos colocamos como siempre, los últimos de la fila. Eso de que los últimos serán los primeros es una milonga que lo flipas, si sales el último tienes muchas posibilidades de llegar el último. Música cañera, disparo al aire y ahí vamos, al ataquerrrrrrrr.....Por delante, 54 kms y casi 1000 metros de desnivel y, en mi caso, desconocimiento total del terreno, no como Nacho y Fran que era su segunda participación. ¡¡¡ Cuidado que sus metooooooooo...!!!

Carrera neutralizada hasta salir del pueblo, no sea que alguno le de por atacar y vaya atropellando a todo vecino Mendiaves que le salga por medio. Primeros momentos para soltar piernas, calentar músculos e ir limando los nervios iniciales. Salimos del pueblo, giro a la izquierda y pal monte, empieza el show y el pisteo. Poco a poco cada uno va buscando su sitio y su ritmo aunque el adelantamiento era complicado por el número de ciclistas y la poca anchura del camino.


Los primeros 7 kilómetros sirven para ir cogiendo altura dirección al Corral del Majalpozo. Desde este punto iniciamos una pronunciada bajada hacia el Barranco de Barrichichi. En esta bajada me emociono, me creo mínimo Induraín y, ayudado por el buen estado del piso y la inercia, alcancé una velocidad supersónica, momento en el que me di cuenta que la próxima curva a la izquierda se plantaba más que complicada. Conseguí frenar lo que pude pero, no lo suficiente y, mi entrada a la curva, ayudado por el grijillo fino que había, ayudado por la fuerza centrífuga, hizo que me marcara una cruzada brutal, poniendo en riesgo la integridad física mía y de algún que otro compañero. Y hasta aquí puedo leer, lo que pasa en el terreno de juego, queda en el terreno de juego.


Tras una subida potente, fuimos a media ladera y cresteando una zona, recorrida en otras ediciones en sentido contrario. Es una gozada de paso, muy divertido. Alguna bajada rapidita y posteriormente llegarían zonas de llaneo y en subida tendida, por pistas amplias, de firme perfecto.

Llegamos al primer avituallamiento, en la zona de Valdelaguardia, es la hora del zamping. Acuarius, plátanos, pastelitos y relajación de esfínteres menores, para los de la Logse, meada productiva relajatoria en toda regla.

Nos avisan que el próximo zampeo está a 6kms, cosa que nos extraña porque nos parece muy cerca pero, nos comentan que son bastante duros. La bajada inicial es rápida y con un piso medianamente aceptable así que, bajamos a muy buen ritmo, lo que se viene llamando, dislocaos.

Una vez abajo, disfrutamos del verdor que tiene el paisaje debido a las recientes plantaciones de cereales, adentrándonos en una de las zonas para mi más elegantes de la ruta, el cresteo y rodeo a un pequeño macizo a través de pinares y bosques mixtos que nos llevó, tras la bajada y un llaneo no muy largo, a una de las mayores trampas o emboscada del día.

Esta trampísima no es otra que un collado que sube hasta el segundo avituallamiento. Un micro sendero seco, estrecho, resbaladizo y empinado en el que hay que tener muchas pelotas y muy gordas para subirlo del tirón, como Nacholo, que demostró su nivel de ascensión en terrenos extremos durante toda la ruta. Durante toda la ruta yo demostré mi más que conocida torpeza en estos eventos y, el pobre Fran, como iba mucho rato detrás mío, pues lo mismo que yo, soportando las torpezas del torpe. y claro, el que es torpe lo es a tiempo completo, o sea, lo que viene siendo tol rato. Por arte de birli birloque, a pocos metros ya de la cima, me vi patas arriba, tumbado en un colchón de pinchotos asesinos, los cuales me dejaron un buen recuerdo en forma de astillas en las manos, un susto y un par de buenos golpes en el cuerpo. Gracias a un chaval de la organización que me frenó en la caída y me ayudó a deshacer el nudo que en ese momento éramos mi bicicleta y yo. Fran amortizó su cámara nueva realizando un gran reportaje fotográfico del momentazo. Eres un grande Spilber.

Repuesto del golpe y del susto llegamos al segundo avituallamiento. Foto del bonito paisaje desde arriba, acuarius y para adelante.


Tras una bajada más larga, llegamos a la trialera, una zona de la que había oído hablar mucho de ella porque fue donde Fran se despeñó el año pasado haciéndose mucho daño. Este año no estaba marcada como bajada peligrosa pero, la pequeña cola de ciclistas daba pistas de que el tramo se las traía. Nacho bajó montado encima de su burra como un auténtico equilibrista y Fran y yo, sacando fuerzas de flaqueza, sobreponiéndonos al miedo de nuestras caídas y, demostrando que no tenemos miedo a nada como auténticos marines que somos, nos bajamos de la bici y bajamos a pata arrastrando la bici, uno detrás de otro, con más bikers detrás, como los patitos van detrás de mama pata. Eso es echarle cojones a la cosa. Dos cojones ahiiiií...quitarsussssssss.

Después una pista llana, un tercer avituallamiento (líquido),y cuando ya divisábamos Mendavia a lo lejos, y parecía que estaba terminado el tema,....el postre final,.... Giro a la izquierda, y para arriba otra vez, primero por pista y luego sendita con subida potente por el pinar. Después volvimos a bajar a la pista llana, de muy buen piso que nos lleva hasta la meta. Llegada triunfal ante un público multitudinario y enfervorecido, firma de autógrafos y robo de dorsales por parte de la organización, cosa que no me gustó nada, pero bueno, las normas, aunque estúpidas, son las normas.

Para finalizar birrolada y chistorrada en las piscinas de Mendavia, ducha recuperativa en casa de Fran, que se agradece eternamente y, después, una sesión de cervecitas en compañía de los colegotas.

En resumen, una gran ruta en todos los sentidos. Bonito paisaje, buena organización, buen día y sobre todo, la mejor compañía que uno puede tener para estos eventos. Gracias a Franolo y a Nacholo, hacéis que ciclar con vosotros sea un auténtico lujazo. Cuando queráis y donde queráis.
панорама

01

панорама

Avituallamiento

панорама

02

1 comment

  • Фото ELMUNI

    ELMUNI 15.04.2015

    Anda que no nos quedan de estas!!!

You can or this trail