Время  3 часов 23 минут

Координаты 2988

Uploaded 14 марта 2016 г.

Recorded марта 2016

-
-
689 m
506 m
0
9,2
18
36,87 km

Просмотрено 891 раз(а), скачено 8 раз(а)

рядом с Serranillos del Valle, Madrid (España)

ÍNDICE DE DIFICULTAD IBP = 24

Distancia total: 36.927 Km

Desn. de subida acumulado: 260.4 m
Desn. de bajada acumulado: 383.3 m
Altura máxima: 689.4 m
Altura mínima: 506.6 m
Ratio de subida: 3.7 %
Ratio de bajada: 2.93 %
Desnivel positivo por Km: 7.05 m
Desnivel negativo por Km: 10.38 m

Tiempo total: 3:23:01 h
Tiempo en movimiento: 2:30:28 h
Tiempo parado: 0:52:33 h

Cambios dirección por Km: 12.16
Cambios dirección > 5º por Km: 5.98
Tramos rectos acumulados: 12.117 Km
Tramos rectos por Km: 328.13 m

Velocidad media total: 10.91 Km/h
Velocidad media en movimiento: 14.72 Km/h
Velocidad máxima sostenida: 35.5 Km/h

Desde tiempos remotos, la sal se ha considerado un preciado tesoro y según avanzaba la civilización, ésta iba encontrando su lugar, tanto como elemento conservador de los alimentos, como condimento, o como alimento del ganado, que en su justa medida es necesaria para la vida. Si a esto le unimos que es un producto escaso en las zonas de interior, alejadas del mar, podemos entender la importancia de un lugar como el que vamos a visitar para extraer este valioso elemento. En la vega del Jarama se encuentra una cuenca sedimentaria lacustre, y gracias a un clima muy árido se favoreció la deposición de sales por evaporación, formándose depósitos masivos de yesos, que aparecen mezclados frecuentemente con materiales arcillosos (Unidad Salina Central, Mioceno Inferior). En casos hay niveles enriquecidos en sal común (halita: NaCl) y sulfatos sódicos (fundamentalmente thenardita: Na2S04) que se han explotado en numerosos puntos. En los arroyos y manantiales de la zona se produce una deposición salina natural, al ser portadoras las aguas de gran cantidad de cloruros y sulfatos. Durante nuestro viaje descubriremos como todavía de las minas manan sal y como se deposita en los caminos de una forma natural, descubriremos las Salinas Espartinas, siguenos.

Km. 0,000 Iniciamos a las 08:00 esta Ruta que nos llevará a orilla del río Jarama en el Campo de Fútbol de Serranillos del Valle una grupeta formada por José Manuel Manobel, Manuel, Manu y Gonzalo. Un viaje más allá de los Montes de Bomberos de Castilla hasta el “salero” de Madrid.

Km. 2,139 Entramos a las primeras calles de Cubas de la Sagra por la Cañada de Batres, un descenso rápido hasta el centro de la población.

Km. 4,288 Tomamos el Camino de Palomero que unía Cubas de la Sagra con el despoblado de Palomero a orillas del arroyo Guatén, donde se encontraba el Cristo del Buen Camino en la ruta de Segovia a Ocaña.

Km. 6,564 Llegamos a los pies de la Carretera de Toledo y cruzamos esta autovia por el túnel que comunica con Torrejón de Velasco que vemos en el horizonte sus torres, la del castillo y la de la iglesia.

Km. 7,460 Nos desviamos a la derecha del Camino de Casarrubuelos a Torrejón de Velasco para alcanzar esta última por el Camino del Viñón.

Km. 9,663 Entramos en Torrejón de Velasco siguiendo el curso del arroyo de las Arbolodas. Sera nuestro último poblamiento por el que pasemos hasta el final de etapa en Ciempozuelos.

Km. 10,10 Salimos del pueblo de Torrejón de Velasco por el Camino de Seseña , rumbo a los Montes de Bomberos de Castilla que tenemos en nuestro horizonte.

Km. 11,92 Cruzamos el arroyo Guadatén / Guatén para a continuación encontrarnos con la rampa del puente que cruza las vías del AVE.

Km. 15,00 Parada obligatoria para los ciclistas es la Fuente de la Teja, todo un oasis en La Sagra madrileña. Para Manuel y Manu es la primera vez que alcanzan el lugar.

Km. 16,33 Coronamos la cuesta en el punto donde se encuentra el mojón de Majada Pedregosa en lo alto de los Montes de Bomberos de Castilla, comenzando el desceso por el Cº de Torrejón de Velasco a Seseña.

Km. 17,72 Llegamos a una zona de minas de aridos, canteras de yesos y calizas donde dejaremos el camino de Seseña para tomar el Cº del Caño y subir el repecho de la Cuesta de El Monte.

Km. 18,63 Giramos por la Sendilla de Seseña dirección Valdemoro para cruzar la vía del AVE a Valencia.

Km. 19,51 Tomamos el Cº de Seseña a Valdemoro que nos enfila a los Cerros de Espartinas repoblados de pino carrasco, práctica habitual en los años 70 para evitar la erosión de lo que eran cerros pelaos, la erosión que se pretendía corregir, se agravó durante la fase de plantación, al realizarse esta mediante la apertura de terrazas en las frágiles laderas calizas. El impacto ecológico que causó esta técnica de cultivo persiste en la actualidad, a pesar de las décadas transcurridas desde la implantación de los pinos, pudiéndose ver los suelos descarnados de las laderas sin vegetación natural que los sujete y una interminable y apretada alineación de coníferas que restan calidad al hábitat natural de numerosos taxones botánicos, la inmensa mayoría de hábitos heliófilos, que desaparecen bajo la sombra de los pinos. Además, el ph de estos suelos calizos se va acidificando por la continua caída de pinocha, lo que impide el crecimiento de estos taxones, también basófilos. El riesgo de incendio forestal de estos cultivos forestales es evidente, así como el enorme daño ecológico y social que causaría.

Km. 20,93 Accedemos hasta la misma base de los cerros que durante la Guerra Civil fue horadado por grandísima cantidad de trincheras que rodeaban los cerros, no acercamos a lo que fue el frente de la Batalla del Jarama. Conforme nos acercamos Manuel me comenta que su abuela le decía que había combatido en el lugar de Montes de Espartinas, dígase este lugar. Con el tiempo se pretende devolver el antiguo paisaje forestal de quercíneas y arbustos mediterráneos asociados que caracterizaban los montes, eliminando el pino que el único elemento interesante de esta plantación radica en constituir un refugio para ciertas aves forestales, especialmente rapaces. En otra ocasión vendremos a visitar estos cerros que llego a tener un telégrafo óptico en la línea que unía Madrid con Andalucia, con gran número de subiditas y bajadas que hay al rodearlos todo un disfrute con la bicicleta.

Km. 22,59 Llegamos a una de la verguenzas de la Comunidad Castilla-La Mancha y la de Madrid por su enorme riesgo Medio Ambiental, el vertedero de neumáticos de Seseña, frente a la urbanización del Quiñón o como a mi me gusta llamarlo Pocerolandia. Vertedero con 117.000 metros cuadrados que albergan más de 5 millones de neumáticos. Un incendio tendría unas consecuencias incalculables, provocaría un humo que obligaría a cerrar el aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas y desalojar 11.000 viviendas. De producirse dicho incendio, no se podría apagar con agua sino con tierra. El grave problema y peligro ambiental que suponen este mar de neumáticos han cruzado fronteras y han llegado a la prensa del Reino Unido. El diario británico 'The Guardian' se ha hecho eco en su web de la situación del mayor vertedero de Europa. A nuestro paso vemos como la vallas se encuentran tiradas y no hay ninguna vigilancia. No pasa nada porque Dios no quiere.

Km. 23,49 Hemos tomado el Camino de la Casa de Postas que cumunicaba Seseña con la Casa de Postas que había en la Ctra. de Andalucía, un ventorrillo donde las diligencias cambiaban las caballerizas.

Km. 25,15 Vemos delante de nosotros la Carretera de Andalucia y tomamos por unos instantes la vía de servicio junto donde estaba la Casa de Postas de Espartinas, que nos llevara al la rotonda aérea que nos pasara al otro lado de la autovía.

Km. 26,79 Después de cruzar el Polígono Industrial conectamos con la Sendilla, el camino natural que unía el Valle del Moro > Valdemoro con el Valdechica y sus salinas. Las salinas que vamos a visitar pertenecieron durante siglos a la Ciudad y Tierras de Segovia, enmarcadas en el Sexmo de Valdemoro, una “colonia” segoviana en medio de la tierras de las ciudades de Toledo y Madrid. Es bien seguro, que Segovia se hiciera con estas tierras madrileñas para conseguir el control de este “salero” tan necesario para su ganadería. La aportación extraordinaria de sal en la alimentación de los animales es esencial para el correcto crecimiento, desarrollo y reproducción del ganado que ingiere muy poca sal en su alimentación natural. La carencia de sales minerales en la alimentación provoca una baja productividad de carne y leche, disminución del celo y de la fertilidad y un mal estado de salud general en los animales. La manera más sencilla y practica de aportar sal en la dieta de los animales es a través de los Bloques de sal. En agosto de 1182 los caballeros de la orden de Calatrava consiguieron las salinas, a través de una permuta, a cambio de entregar a la Orden de Santiago la villa de Ocaña. Estas salinas habían pertenecido al alfoz segoviano. La renta conseguida por los calatravos podía calcularse en unos 100 cahíces de sal, valorado a marvedí por cahíz (12 fanegas).

El lugar que vamos visitar tiene una singularidad geológica e importancia histórica, con un amplio registro arqueológico y documental, la convierten en una de las principales industrias pretéritas de la Comunidad de Madrid. Su acceso no esta señalizado, ni aparecen paneles informativos. Sirva ruta ciclista para dar información sobre este impresionante lugar.

Km. 28,35 Llegamos a la cabecera del barranco de Valdechica que nos conducirá en continuo descenso hasta el fondo de este valle. La entrada a este Camino a las Salinas no es fácil verlo al encontrarse entre un matojo de pinos que guardan la entrada al valle y que durante la Guerra Civil estuvo sembrada de trincheras, como la que nos encontraremos en los primeros metros de nuestro descenso. Una senda horadada denotando su pasado pasajero, nos conduce velozmente con continuos sube y baja al pie del arroyo que tras sortearlo por un mar de esparto cruzamos a su orilla izquierda que es donde quedan las labores de extracción de sal que andamos buscando. Un clásico singletrack de un kilómetro y medio que hace las delicias de todos nosotros que discurrimos por él en fila india hasta llegar a una explanada de reluciente blanco que nos señala estar cerca de la bocamina de las Salinas Espartinas. Rodeados de cerros que nos recuerdan un set de las películas del Oeste/Western, siendo utilizada como exteriores de algunas películas que no ha visto ni el Tato que podéis ver en el siguiente enlace http://www.western-locations-spain.com/panzer/panzer-3/consignamatar/index.htm

Se viene defendiendo que la explotación de las salinas Espartinas debíó estar en manos de los jefes de la “civilización campaniforme de Ciempozuelos” Edad de Cobre / Bronce, con un área de más de 380 hectáres se localizan 15 yacimientos y 41 cuevas, que han sido incluidas en el Registro de Bienes de Interés Cultural (BIC) de la CAM en la categoría de zona arqueológica. Donde hubo un culto a la Madre Tierra o Dea Genitrix tutelan los yacimientos, que convierte a las minas en ESPACIOS SAGRADOS cuando no en auténticos escenarios rituales. Desde este punto de vista, el hallazgo frecuente de cuerpos humanos en las galerías de las explotaciones adquiere indudable sentido como compensación y como mecanismo para apaciguar a los espíritus que allí moran: son, sencillamente, oblaciones.

«En una sociedad regida por relaciones de fuerza, la explotación de la sal (extracción, almacenamiento, transporte, distribución) requiere la égida y la protección de los poderosos.” (Maguelonne Toussaint-Samat, 1987)

Km. 29,83 No somos los únicos amantes del deporte velocipédico que hemos llegado a este enclave, bajando por barrancos que arrancan de Altos de Gallego han llegado una buena grupeta ciclista, un descenso que se nos antoja más complicado que por donde hemos venido, al utilizar trialeras, que no caminos como los que nosotros hemos utilizado.

En el siguiente texto de 1447 explica donde podía circular este producto: "Sal de Espartinas que entre e ande en Madrid e en su termino e en Escalona e termino de Madrid en adelante que es contra Segovia que no ande la dicha de Espartinas e la sal de Atiença que no ande desde Madrid en adelante asy como corre Guadarrama ayuso contra Toledo e contra sus términos, e otrosy que desde Escalona en adelante que no pase la dicha sal de Atiença como entrare el rio de Alverche ayuso e la sierra de Avila ayuso con las ferrerías contra Talavera e contra Oropesa e contra el Canpo de Arañuelo e en Plasençia e en Trugillo e en sus términos que ande la sal de Espartinas e no la de Atiença salvo en Val de Xerete que ande la sal de Atiença e no la de Espartinas." A mediados del siglo XIX la sal de Espartinas se llevaba a los alfolíes de Toledo, Aranjuez y San Martín de Valdeiglesias. Asimismo el alfoz de Madrid también ha sido un punto tradicional de venta (todavía existe la calle de la sal, en los accesos a la plaza Mayor). Este producto fue propiedad de la Corona, desde la Edad Media, hasta que Las Cortes aprobaron una ley (16 de junio de 1869) declarando libres la fabricación y venta de sal; es lo que se conoce como desestanco de la sal.

Aparcamos nuestras bicis muy cerca de la bocamina de la Mina Grande que no puede ocultar su localización debido al manto blanco, que no hay más que seguir hasta toparnos con la entrada a la mina por donde sale el agua cargado de sales en disolución se sacaba de la formación yesífera, inicialmente a partir de una fuente y luego mediante socavones de drenaje que penetraban en el terreno. Estas galerías se llamaban la Mina Grande y la Mina Chica. El agua saliente perdía el material detrítico en unas arquetas de decantación y por canales de madera (modernamente se sustituyó la madera por uralita) llevaban los caudales a las balsas de evaporación y de estas pasaba a las balsas de cristalización.

Estudios de datación con Carbono 14 realizados por miembros de la Sociedad Española de Historia de la Arqueología han puesto en evidencia que las salinas de Espartinas se han explotado como mínimo desde el Calcolítico, aunque es muy probable que fueran trabajadas ya en el Neolítico. Son, junto a las salinas de Cardona (Barcelona) e Imón (Guadalajara), las más antiguas reconocidas en España. La sal se obtenía por cocción en vasijas de barro (sal ígnea). Está documentado arqueológicamente la explotación por este sistema, al menos en la Edad del Bronce, así como probablemente en épocas romana y musulmana. Hay algunos restos de la presencia musulmana y cristiana medieval en la zona. Asimismo, desde el siglo XII, se conservan abundantes documentos escritos sobre las salinas de Espartinas. Entonces la sal se obtenía por el método de evaporación en balsas. En tiempos de FELIPE II se producían en las Salinas Reales 1.339.000 Kg de sal común al año, así como 257.000 Kg procedentes de pozos particulares. Esta fue el período de máximo esplendor de las explotaciones. A mediados del XIX la producción era de 565.500 Kg/año. En esta época se empezó también a obtener el sulfato sódico en el interior de galerías, aunque por métodos distintos. Tras la Guerra Civil se producían unos 15 vagones/año de sulfato sódico, frente a 30 ó 40 de sal común. La producción fue dejando de ser rentable y a finales de los años sesenta, tras varios milenios de explotación, cesó la actividad salinera.

Visitamos los restos de una de las balsas que todavía se encuentra delimitada por maderos que son inmunes a la corrosión salina. Los canales para transportar las salmueras se hacían de madera, sin clavos, ya que resistían mejor el fuerte efecto corrosivo de la sal. El suelo de las balsas se compactaba todos los años, para su impermeabilización, con materiales arcillosos mezclados con sal y se empedraba con cantos rodados de cuarcita, partidos por la mitad, para favorecer la cristalización salina sobre ellos. Las salmueras obtenidas se hacían circular desde la primera balsa hacia otras a menor cota, por canales cubiertos de grandes losas graníticas, para evitar que se produjese la cristalización salina en su interior. La balsa principal mide 32,60 m. al Norte y Sur (= 100 codos) por 16 m. de Este a Oeste (= 50 codos). A finales del siglo XIX existían 19 eras o balsas de evaporación, con una superficie de unos 6000 m2, ahora quedan sólo los restos de cuatro. Doce de ellas tenían las paredes revestidas de madera, mientras que en el resto se cubrían los bordes con grandes esteras de esparto, para favorecer así la deposición salina. En las de madera granaba mejor la sal. El sulfato sódico se obtenía en invierno por precipitación directa en el interior de las galerías. Se apresaba el agua y se introducía aire por unos pocillos de ventilación. Este aire frío ayudaba a la cristalización salina. El sulfato se llevaba a fábricas para su tratamiento, obteniéndose sosa y barrilla (sulfato sódico comercial).

Aprovechamos para visitar el barranquillo que hay al pie de las minas para encontrar algunas de su cuevas utilizadas desde la prehistoria hasta la Guerra Civil Española, una pequeña caminata pues no va ser todo pedalear.

Salimos del barranco de Valdechica tras haber hecho un TERRACACHING que hay en el lugar, dejando a nuestra derecha lo que nada queda de la población de San Juan de las Salinas de Espartinas, del despoblado encontramos que había un templo dedicado a San Juan Bautista, de éste lugar se dice que tenía una fuente que era aprovechada en verano para recoger sal, recogiendo buen numero de fanegas en sus almacenes, habiendo un considerable número de empleados., y ciclamos por la vega derecha del río Jarama dirección norte, serpenteando al pie de los cortados de esta orilla del río, pasando por otras balsas y minas de las que se explotaba la sal. Es un discurrir rápido que nos lleva a las inmediaciones de la población de Ciempozuelos.

Km. 35,79 Comienza la CUESTA DE LA PEÑUELA para acceder de la vega de derecha del río Jarama a las primeras calles de Ciempozuelos. Un rampón que salva 25 m. de desnivel en poco más de 300 metros con pendientes de hasta casi el 20%. Entramos a Ciempozuelos y nos dirigimos a la estación de FFCC.

Km. 36,90 Llegamos a la Estación de FFCC de Cercanías de Ciempozuelos, al ser Domingo los trenes pasan casa media hora, y a las 11:30 que hemos llegado (según del itinerario previsto), está pasando el tren mientras compramos los billetes para Humanes de Madrid, con trasbordo en Atocha, por lo que perdemos 30 minutos que tenemos que esperar. Una vez en el tren 65 minutos hasta nuestra estación de destino, y solo faltan algo más de 8 km. para llegar a Serranillos del Valle donde damos por concluida la salida a las 13:50 h.
BALSA_05
BALSA_04
BALSA_02
BALSA_O3
CUEVAS_02
BALSA_01
BOCA_MINA_GRANDE
SAN_JUAN_DE_ESPARTINAS
CUESTA_DE_LA_PEÑUELA
CUEVAS_01
75X39
CUEVAS_05
BARRACO_DEL_ARROYO_VALDECHICA
CUEVAS_06
REFUGIO_ANTIAEREO
CASA_DE_POSTAS_DE_ESPARTINAS
51X51
CRUCE_CORDEL_DE_LAS_MERINAS
ALTOS_DE_GALLEGOS_599
ALTOS_DE_GALLEGOS_604
ALTOS_DE_GALLEGOS_596
CERROS_DE_ESPARTINAS
Cº_DE_EL_MEDIO_O_DEL_BOSQUE
Cº_DE_SESEÑA_A_VALDEMORO
Cº_DE_LA_CASA_DE_POSTAS
CEMENTERIO_DE_NEUMATICOS
SENDERILLO_DE_BOROX
Cº_DEL_CAÑO
CUESTA_DEL_MONTE
Cº_DE_TORREJON_DE_VELASCO_A_SESEÑA
CUESTA_DE_LA_MAJADA_PEDREGOSA
MOJÓN_DE_LA_MAJADA_PEDREGOSA
Cº_DE_SESEÑA
Cº_DE_PALOMERO
FUENTE_DE_LA_TEJA
Cº_DE_LA_SENDILLA
Cº_DE_LAS_SALINAS

Комментарии

    You can or this trail