mowl
  • Фото Ascensión al Espigüete por arista este y descenso por cara sur
  • Фото Ascensión al Espigüete por arista este y descenso por cara sur
  • Фото Ascensión al Espigüete por arista este y descenso por cara sur
  • Фото Ascensión al Espigüete por arista este y descenso por cara sur
  • Фото Ascensión al Espigüete por arista este y descenso por cara sur
  • Фото Ascensión al Espigüete por arista este y descenso por cara sur

Время  7 часов 54 минут

Координаты 630

Uploaded 27 сентября 2014 г.

Recorded сентября 2014

-
-
2 448 m
1 284 m
0
3,8
7,5
15,07 km

Просмотрено 2331 раз(а), скачено 51 раз(а)

рядом с Cardaño de Arriba, Castilla y León (España)

Ascensión veraniega al mítico Espigüete

Comenzaremos nuestra ruta en el aparcamiento de Pino Llano donde está señalizado el comienzo de la senda de la cascada de Mazobre, en la carretera que une Cardaño de arriba y de abajo.

Tomaremos el camino que sigue paralelo al arroyo de Mazobre durante media hora, y que nos servirá de calentamiento. A algo más de kilómetro y medio veremos una pequeña senda que sale a nuestra izquierda, y con una señal que nos dirige hacia el refugio de Mazobre, que alcanzaremos tras una pequeña cuesta. Estaremos ahora en un valle que nos ofrece vistas espectaculares de la cara norte del Espigüete.

Desde el refugio buscaremos una senda marcada con hitos que se dirige al fondo del valle, dirección SE. Rápidamente veremos dos canales que suben vertiginosamente, separadas por un agudo espolón. Cogeremos la de la izquierda. La canal es para tomársela con calma, tiene una pendiente considerable, y el terreno varía entre pedrera más o menos suelta y barro con pequeñas piedras que deslizan. Ganaremos muchos metros y muy rápido, casi 400 metros en sólo medio kilómetro!!

Tras un rato de subida, llegaremos a la base de las aristas calizas, y veremos a nuestra izquierda, dirección SE, una lengua de herbosa con pedreras que la surcan, y que se extiende hasta terminar en un gran espolón. Esta es la ruta que tomaremos, siguiendo hitos de piedras que buscaremos con paciencia, porque no son obvios. Remontaremos estas pedreras hasta alcanzar un collado donde, por primera vez, veremos la vertiente sur, con Cardaño de Abajo y el embalse de Camporredondo a nuestros pies. Aquí descansamos un poquito de la dura subida y disfrutamos de la vista, sobrecogedora.

A partir de aquí el camino es bastante obvio: seguir la cresta hasta la cima. Obvio que no sencillo. En apenas 2 kilómetro remontaremos unos 400 metros, bajando y subiendo una y otra vez. Tendremos que superar hasta tres antecimas, y los cordales entre ellas. La senda está muy bien señalizada con hitos, e irá cambiando entre la vertiente sur y norte continuamente.Sobre todo entre la primera y la segunda antecimas, tendremos un tramo particularmente aéreo, y que nos obligará a hacer un par de destrepes mientras por el rabillo del ojo vemos el abismo. No es complicado, pero es totalmente desaconsejado para cualquiera sin algo de experiencia o que tenga el más mínimo vértigo.

Tras recorrer esta impresionante cresta llegamos por fin a la cima, coronada por la legendaria cruz, y jalonada de placas que nos recuerdan que, sobre todo en invierno, esta montaña no es ninguna broma. Las vistas, como en casi toda esta maravilla que es la Montaña Palentina, son tremendas. Al norte, al alcance de la mano, los Picos. a lo lejos veremos el embalse de Riaño, y al sur, entre montañas, asoma nuestra Meseta. Momento de disfrutar y comerse el bocata con mucha calma.

Para descender, desandaremos un poquito la cresta, hasta ver una senda bastante obvia que surge a nuestra derecha, y que se adentra en las pedreras de la cara sur. Buscaremos acercarnos al espolón de nuestra izquierda, donde la senda nos permite progresar con algo más de comodidad. Eso sí, como todas las pedreras, es bastante agotadora, y además particularmente vertical, así que con calma. La senda está señalizado con hitos, que evidentemente son bastante difíciles de encontrar.

Tras una larga bajada, las rocas calizas irán dando paso a lenguas verdes de brezo, y luego de piornos. La senda nos llevará sin pérdida hasta el Camino de Binesa, que ya relajadamente nos llevará hasta Cardaño de Abajo. Para llegar al aparcamiento, o bien seguimos la carretera, o bien, desde el puente, seguimos el camino que va paralelo al arroyo.

Hermosísima ascensión, sobre todo si la suerte y la meteorología acompañan!!

Комментарии

    You can or this trail