Скачать

Расстояние

17,36 км

Набор высоты

1 564 м

Техническая сложность

Средняя

Потеря высоты

1 564 м

Макс. высота

3 414 м

Trailrank

61 5

Мин. подъем

1 898 м

Тип маршрута

Круговой

Время в движении

8 часов 13 минут

Время

14 часов одна минута

Координаты

3119

Загружено

27 мая 2021 г.

Записано

мая 2021
  • Оценка

     
  • Информация

     
  • Легко следовать

     
  • Пейзаж

     
Будьте первым, кто выразит признание
2 комментариев
 
Поделиться
-
-
3 414 м
1 898 м
17,36 км

Просмотрено 119 раз, скачано 8 раз

рядом с es Bòrdes, Catalunya (España)

Fecha: 27 de mayo de 20121.
Condiciones. Nieve desde los 2300 metros, incicialmente dura para luego blanda-primavera. bajamos directamente por la cola del glaciar del Aneto, la misma bajada que hacen esquiadores.

Duración:14 horas con paradas, más de una hora en cumbre sin nadie.

Difícil en esfuerzo físico, moderado en técnica, no complicaciones excesivas salvo alguna zona de hielo y el Puente de Mahoma que es sencillo si estás habituado a trepar por riscos...

Recorrido. Besurta-Renclusa-Portillón Superior- Collado Coronas- Antecima- Cumbre- Glaciar- Vuelta por GR-11 que viene por valle de Barrancs del Ésera- Pla-Aigualluts-Besurta.


El Aneto tras el Puente de Mahoma, cuando tu humildad te lleva más allá de tus límites…


Y allí donde sale el sol
se halla la cumbre,
y a lo lejos se divisa
por encima de las nieves.

Y sabes que al final de camino
está el Puente de Mahoma,
que según cuenta la leyenda
está custodiado por dos abismos
de caída fría e infinita…

Y su paso es estrecho
como el filo de una cimitarra,
y por allí sólo cruzarán
los justos de mente y corazón,
pues los demás se quedarán
a las puertas del paraíso…”


Y cuando la noche cayó sobre mis ojos, pesadamente los taparon del dolor que me rodeaba por todas partes como queriendo romper el cielo, partir los minutos, quemar los segundos, dejando pasar los meses sin color ni vida, deslucidos de la imposibilidad de poder ascender a las nubes, a los cielos, a las cumbres, por las restricciones de los virus de los políticos…
Pero todo puede empeorar…, y te enseña la vida que el peligro está donde se posa tu cuerpo, y primero una trombosis que me pudo costar la vida y luego una caída que me pudo costar mi capacidad, si aquel maldito escalón sin señalizar ni proteger con antideslizantes por negligencia humana, hubiera alcanzando como pretendía, mi columna en vez de mi costado…
El resultado fueron largos meses de dolor e incapacidad física que te hacen recordar que somos vulnerables en cualquier parte y no sólo en las montañas como quieren hacer ver aquellos que nunca las han pisado, pues no hay sitio más peligroso en el mundo que el lugar en el que te encuentras ahora mismo…
Se acercaba mi cincuenta cumpleaños, una fecha mítica, medio siglo de luces y sombras, de triunfos y derrotas, pero no veía posibilidad de celebrarlo con una gran cumbre pues mi estado físico lo impediría tras las dos lesiones lo impediría…

Pero entonces sucedió una vez más el milagro, la vida es un milagro, es un regalo, incluso en los peores tiempos…
Dani, mi gran amigo de Cuenca, me dijo que iría con Antonio a finales del mes de mayo a Benasque para pasar sus primeros Pirineos tras el final de las restricciones, al principio me gustó la fecha pero no el sitio, por ser Benasque valle de cumbres de demasiada altura y peligro para mi maltrecha salud, pues estaba pasando la peor primavera en asma alérgico que recordaba en mucho tiempo, pero Nati, mi amiga de Navarra me dijo que lo mismo subía al Aneto en esas fechas,(aunque luego no fue así) y coincidió que ese mismo día Alejandro, mi gran amigo de Madrid, colgó una foto de un vino que conmemoraba la altura del Aneto…
Hay que seguir las señales, la suerte estaba echada, el destino me dijo que tenía que subir a la mayor de las cumbres del Pirineo para celebrar mi cincuenta cumpleaños, la ocasión lo requería…,el mayor reto posible en altura, el monarca de las cimas, el Aneto.
Así que fui a apuntarme al gimnasio de al lado de mi casa, tenía quince días para prepararme, y ya sabía para entonces que ni mi asma, ni los kilos de más, ni mi dolor de espalda, ni las nieves blandas de primavera con sus hoyos antipersonas me detendrían…, por algo soy Tauro, y soy yo…

Y aquí convergen dos historias, Dani me dijo que ellos posiblemente no subirían al Aneto pues Antonio no estaba en buena forma para tan gran empresa y buscarían objetivos menos altos, así que posiblemente subiría sólo, lo que aumentaría la dificultad de la ruta, pero luego no fue así…
Por entonces, Marga, mi amiga de Salamanca, se quedó sin una salida a Picos de Europa cerca de esas fechas por mal tiempo, ella tenía una gran deuda con esa cumbre, pues desde siempre ha padecido de vértigo, y no se había subido a esa cumbre por el famoso Puente de Mahoma, aunque siempre la había querido hacer para superar sus miedos y también porque sus padres que eran montañeros tampoco la habían realizado, era como una deuda familiar, …y ella al igual que yo sintió que había llegado su momento y así me lo hizo saber, subiríamos si el tiempo y la montaña nos lo permitían, pues ellos siempre mandan…

Las previsiones no eran muy buenas para esas fechas, pues daban tormentas, algo muy habitual en Pirineos, pero sabía que habría alguna oportunidad, de manera que el miércoles 26 de mayo de 2021 quedé en un centro comercial de San Fernando de Henares de Madrid con Marga sobre las doce de la mañana para acudir a nuestra cita con Benasque juntos.
Dani me dijo el día anterior que saldrían a las cuatro desde Cuenca, pero las cosas no les salieron muy bien, no eran las cuatro de la tarde como yo pensaba, eran las cuatro de la mañana y Antonio que iba al volante de su coche tuvo un percance con una cierva que tras cruzar la carretera se volvió hacia atrás no dando opción a Antonio para frenar.

El resultado fueron desperfectos en el coche y la defunción de la cierva,…se quedaron tirados a las seis de la mañana y tras llamar a una grúa, luego a un taxi, y poner una denuncia en el cuartel de la guardia civil para el seguro, estuvieron a punto de abandonar la empresa, pero sus ganas pudieron más que sus frustraciones y volvieron a Cuenca a por el coche de Dani y tras recoger los enseres camping del coche accidentado emprendieron la marcha a Benasque ya avanzada la tarde.
Y la cosa se complicaría más, Marga y yo llegamos tras dar un rodeo de casi una hora pues estaba cortada la carretera por el desfiladero de Campo por unos desprendimientos, y cuando lo hicimos a nuestro apartamento ubicado junto al famoso “Barrabés”( tienda de montaña) empezó a llover abundantemente.
Dani y Antonio habían planeado ir al camping con una gran tienda y muchos enseres pero la lluvia y la noche les iba a complicar mucho más el día, por fortuna nuestro apartamento era para cuatro y les adoptamos tras preguntárselo al dueño que no puso ningún reparo, más bien nos animó a hacerlo.

Por fin llegaron Dani y Antonio, estaríamos tres días en Benasque haciendo rutas y los pronósticos daban bueno el día siguiente, sería el día elegido, Marga y yo subiríamos al Aneto mientras que Dani y Antonio tomarían el Salvaguardia justo al otro lado del valle y
que es un mirador natural del macizo de las Maladetas o Montes Malditos, donde se erige el Aneto culminándolo al final de él.
Nos levantaríamos a las cinco de la mañana, pues la ruta es larga y hay que encontrar la nieve dura al principio de la ascensión para progresar más rápido y sin apenas esfuerzo, en cuanto le da el sol se pone en nieve primavera y te hundes hasta las rodillas o más…
Las sensaciones antes de subir una gran cumbre son encontradas, por una lado sientes nerviosismo, mezclado con ilusión y a veces con un poco de miedo, la noche antes de subir tu cabeza fantasea con todas las posibles dificultades y en el Aneto la palabra del Puente o paso de Mahoma está incrustada en tu cabeza, a mí personalmente no me preocupa en demasía, pues no tengo vértigo y hay muchos agarres y caerse es muy difícil con el nivel de tensión que llevas al cruzarlo…, pero para Marga era su sueño y su pesadilla a la vez y luchaba por no pensar en él, así que le mandamos a callar a Antonio cuando se puso a describirnos con todo tipo de detalles cuando estuvo allí hace varios años y estaba pensando en franquearlo cuando una chica se bloqueó en medio del paso y empezó a llorar histérica mientras su novio le gritaba desde el borde del abismo, yo me estaba imaginando la escena mientras Marga se tapaba los oídos para no escucharlo…, Antonio quedó tan impresionado de la escena y de las caídas del Puente que decidió no pasarlo aquel día.

Sonó el despertador, llevaba un rato despierto, la tensión te deja dormir pocas horas, mientras tu cabeza repasa todo lo que puede salir mal, para intentar prevenirlo, pero tormentas no daban que era mi mayor preocupación en la cumbre más alta del Pirineo, la ascensión al Aneto por la vía normal es muy dura físicamente, pero no tiene dificultades técnicas salvo el Puente de Mahoma, desayunamos ligero, el día había amanecido impoluto de nubes y nos dirigimos a La Besurta Marga y yo en mi coche, mientras Dani y Antonio se levantarían un poco más tarde, su ruta no era tan larga…
Eran poco más de las seis cuando llegamos a la Besurta, es un paraje con una caseta y un aparcamiento en medio del valle lleno de pinos, habría unos seis o siete coches, en fines de semana no se puede entrar ya a estas horas, habían unos quince montañeros preparándose para subir, Marga y yo éramos los únicos que no llevábamos esquíes, ellos subirían mejor que nosotros, no se hundirán tanto y luego bajarán esquiando, su esfuerzo será mucho menor…
Mi plan era la de retrasarse un poco en la salida para que los esquiadores nos aplanaran la nieve con sus esquíes y tratar de llegar los últimos a la cumbre, para poder disfrutarla más tiempo, Marga y yo somos montañeros de verdad, de los que disfrutamos con la subida, la cumbre y la bajada, no deportistas de cumbre, que tanto abundan por las montañas y cada vez hay más , confundiendo la palabra montañero, pues no es montañero todo aquel que se encuentra en una montaña, al igual que no es pescadero todo aquel que está en una pescadería…
El sol acaricia débilmente las cumbres altivas, no podemos retrasarnos más, la nieve se va a poner blanda, así que empezamos a andar a las seis y media de la mañana, dejando detrás a una docena de montañeros esquiadores preparando su equipo,
Vamos andando por un sendero que comienza a ascender tras ver el cartel del refugio de la Renclusa que pone que se encuentra a 40 minutos, normalmente es desde allí donde se comienza la ruta tras dormir en él.
Mis piernas no van, el frío enseguida desaparece y me tengo que quitar el abrigo, mi asma aprieta, me estoy asfixiando, me cuesta respirar, vengo de Extremadura con demasiado polen en mis pulmones…
Vamos sin prisa pero sin pausa, nos adelantan una pareja de montañeros mayores a la altura del refugio donde dudamos durante unos instantes por dónde tirar…
Hay que ir por el fondo del arroyo nos indican, Marga lleva el “track” activo de cuando vine hace 7 años y asiente que vamos bien…
Vamos subiendo por rocas, desviándonos un poco a la derecha buscando la vista del Ibón de la Renclusa, normalmente se sube más directo pero nos pareció que por allí era más cómodo al estar menos pisado.
Las vistas al Ibón son un respiro en nuestro paso pausado pero continuo, estamos a 2300 metros, nos calzamos los crampones pues nos encontramos con mucha nieve.

La nieve está muy buena, no nos hundimos y progresamos sin dificultad, pero evitamos algunas zonas con mucha pendiente que pueden ser más peligrosas, voy delante haciendo zetas en la nieve, y ha sido tocar la nieve y empezar a olvidárseme el asma que me viene martirizando toda la subida.
Nuestro siguiente objetivo es el Portillón Superior, una estrecha abertura en la pared a 2900 metros de altura que nos permitirá pasar a la vertiente donde se haya el glaciar del Aneto, etapa penúltima antes de la cumbre, el Portillón se hace de rogar, hay mucha pendiente, tenemos casi mil metros de desnivel de golpe y empieza a complicarse la nieve…
El sol ha reblandecido la nieve, empezamos a hundirnos hasta las rodillas, para evitarlo buscamos las zonas con más pendiente y pegando al este que le da el sol más de soslayo, el esfuerzo empieza a hacer mella, tenemos que parar a beber y comer de vez en cuando, las barritas que traje saben a rayos, creo que no acerté al traerlas.
Voy mirando el GPS, tenemos ya la altura del Portillón hay que ir a buscarlo hacia el Este o a la izquierda, vamos llaneando y nos cruzamos con esquiadores montañeros que van al Pico Maladeta, es una cumbre más cercana y baja que la nuestra, nos queda todavía muchísimo…
Antes de llegar a nuestra Portilla tenemos un paso muy inclinado con la nieve dura, hay que ir despacio, la caída es muy grande en este punto, ya nos vamos aproximando al Portillón desde allí veremos nuestro objetivo final…

“Y allí donde sale el sol
se halla la cumbre,
y a lo lejos se divisa
por encima de las nieves.

Y sabes que al final de camino
está el Puente de Mahoma,
que según cuenta la leyenda
está custodiado por dos abismos
de caída fría e infinita…

Y su paso es estrecho
como el filo de una cimitarra,
y por allí sólo cruzarán
los justos de mente y corazón,
pues los demás se quedarán
a las puertas del paraíso…”

La emoción nos alcanza, hemos pasado en teoría la parte más dura de pendiente, ahora nos queda un tramo largo de distancia pero menos inclinado son las diez y veinte de la mañana, esperamos hacer cumbre para las una si todo sale bien…
En la portilla nos encontramos un montañero esquiador que espera a su compañero, al poco llega y nos confiesa que tiene los pies destrozados y que duda que llegue a la cumbre, les hacemos fotos y tras ellas aparece un grupo de ocho montañeros esquiadores, les hacemos también fotos en el sitio, es la puerta que da las vistas al destino final, el lugar que lleva más allá de nuestros sueños…

Dejamos al grupo en sus cavilaciones y descendemos por la Portilla tratando de no tropezarnos con los crampones que llevamos puestos y no nos merece quitárnoslos para apenas cincuenta metros sin nieve…
Empezamos a andar de nuevo por la nieve, nos quedan quinientos metros de desnivel hasta la cumbre, pero empezamos a ir mal, muy mal, el sol aprieta y su reflejo hace que sintamos muchísima calor, empezamos a sudar y el calor húmedo nos hace sentirnos mal, empezamos a preocuparnos, nos puede faltar agua, tomamos nieve y la metemos en una botella con una pastilla de sales, Marga lo está pasando fatal, nos hundimos en la nieve hasta la rodilla, apenas podemos avanzar, nuestro paso se ha atascado, lo estamos pasando muy mal…

Pero cuando todo pintaba mal, ocurre un pequeño milagro, de repente sin esperarlo empieza a soplar una brisa de Maese Viento muy suave, pero fría, esa brisa alienta nuestros pulmones y endurece la nieve, y además acabamos de dejar pasar al grupo de ocho esquiadores que con sus esquíes nos aplanan y endurecen la nieve, lo vamos a conseguir, seguro que sí…
Guardamos piolet, pues la nieve no lo requiere y sacamos el segundo bastón, este apoyo nos da ritmo y fuerza en nuestro avance, paso a modo “Zen”, me coloco delante y vacío la mente , dejando el ruido de los crampones al rasgar la nieve penetrar en mi mente, olvidando el cuerpo, olvidando nuestra existencia, olvidando el dolor, el cansancio, el sufrimiento, el asma y cambiándolo por un estado de conciencia elevado en el que sólo existe el sonido de nuestras pisadas y el de nuestra respiración…
• “¿Así que sólo tus pisadas y tu respiración, humano?.
• Maese Viento, se supone que estoy en modo Zen…, no tendría que escucharte, no tendría que pensar nada ahora mismo…
• Craso error, humano. Por eso estoy aquí, es ahora cuando puedes escucharme, ¿acaso no te habías dado cuenta hasta ahora, necio humano?
• Maese…, siempre tan áspero, me vas a sacar de mi meditación y hasta de mis casillas, pero de todas formas, gracias por tu brisa, nos has salvado una vez más, amigo.
• Humano pretencioso…, yo soplo porque lo tengo que hacer y me place, me tiene sin cuidado si os viene bien o mal a vosotros, siempre crees que hago las cosas para tu conveniencia.
• Maese, ya sé que siempre eres duro conmigo en invierno, pero también sé, qué haces cosas para mí, aunque no lo quieras reconocer. No te preocupes, no lo reconozcas, pero tu orgullo es una pesada carga y eso que se supone que eres el Viento, y no hay nada más ligero que tú…
• Calla, calla, humano. O me vas a enfadar y lo mismo en la cumbre no te dejo soplar las velas…
• Joooo, Maese.¡ Si nunca me has dejado hacerlo hasta ahora…!

Marga y yo hemos pasado el peor momento, conseguimos un buen ritmo, poco a poco la distancia se va acortando y vemos cada vez más cerca nuestra cumbre, aunque no paro de mirar mis pies, sigo asfixiado, el asma me está martirizando, normalmente ya se me tenía que haber pasado, siempre se pasa cuando llevo cinco horas andando, por eso llego a las cumbres más fresco que nadie pues empiezo a respirar normal, pero hoy no, mis pulmones están cerrados…,¡ya lo sé!, son las barritas que he tomado, seguro que llevan miel y con la fructosa me hincho y me dan ataques de asma, por eso no mejoro hoy, ¡Malditas barritas del Mercadona…!
Nos vamos elevando en nuestro paso por encima de todas las cumbres, que lejanas caen rendidas a nuestra mirada, ya mismo seremos lo más alto del Pirineo, nuestros sueños se elevan como niebla del amanecer sobre la nívea blancura que acaricia nuestros pies, empiezo a disfrutar, sólo un poco, creo que Marga va ahora mejor que yo…¡Maldito asma…,maldita inactividad!.
Enfilamos nuestra penúltima referencia, el Collado Coronas, vemos descender esquiadores desde la cumbre dejando señales de arañazos en la nieve a modo de lazos, lazos de papel de regalo, aunque la cumbre no nos la regala nadie, salvo la montaña…, y nuestro esfuerzo, aquel tan denostado en el mundo actual, gobernado por políticos maestros del pelotazo y la desgana…

Cerca del Collado empiezan a caer pequeños aludes de nieve, no son peligrosos pero su ruido semeja al rumor de una marea tempestuosa, decidimos acercarnos a mirar al collado, y aquí Maese sopla frío y duro, además ascienden nubes que amenazan con tapar nuestra cumbre y dejarnos sin vistas, me dan ganas de salir corriendo a la cima para llegar antes que las nubes, pero las palpitaciones del cuello me recuerdan que me falta oxígeno y no lo estoy pasando hoy bien…,estamos a 3250 metros, nos faltan los últimos 150 metros, y van a tener mucha pendiente, será bastante duro y puede que peligroso…

Así ha sido, la ladera se ha convertido en hielo, está muy empinada y apenas se clavan los crampones, Marga me advierte que tenemos una solución más segura…, utilizaremos unas grandes y profundas huellas que suben directas y nos dan más seguridad, así que sigo a Marga que tomó las huellas…
El corazón se me va salir por la boca, la cuesta es durísima, pero ya se ve la cima, y en estos momentos se olvida todo…
Estamos en una cresta, las nubes se mecen a nuestros pies, suaves de mundo y aliento frío, tras salir de la cresta faltará el último repecho grande hasta la cima, aquí la nieve es bastante dura…
Me coloco delante para afrontar la última pendiente, hay una zona un poco peligrosa, la nieve es hielo pues Maese sopla gélido en este punto, pasos seguros y cortos, es la técnica, veo un grupo en la antecima de cuatro personas…

Al acercarnos vemos que dos se están poniendo arneses y cuerdas para el Puente de Mahoma, y otros dos que no harán cima, no se animan a afrontar los precipicios…, se han sorprendido de vernos llegar, cuando nos adelantaron no nos vieron con pinta de poder hacerlo…, hoy muchos montañeros han desistido de subir, hoy y cualquier día, esta cumbre no es tan sencilla con nieve, ni sin nieve…
Marga no se acerca al Puente de Mahoma, prefiere no mirar, yo si lo hago y para mi sorpresa veo que tiene mucha nieve, lo que me agrada, pues lo haremos sin quitarnos los crampones y nos dará más seguridad para andar en la cumbre, la última vez que pasé había rachas de cien por hora y me tuve que quitar los crampones para pasar el puente, aquel día habían docenas de montañeros mirando como pasaba el Puente de Mahoma, casi nadie lo hizo por el viento, viento que una vez en la cumbre nos obligó a avanzar tumbados y para ponernos de pie nos teníamos que agarrar a la cruz, pero por entonces no tenía enchufe con Maese Viento, hoy ha callado su voz por completo…¡Increíble!, me acaba de hacer un regalo de “cumplecumbre”…,¡no me lo puedo creer!

Me asomo al Puente de Mahoma con los montañeros esquiadores que van a pasar encordados y los fotografío…, me vuelvo y tras ponernos el plumas pues tenemos intención de estar mucho rato en la cima, nos vamos al Puente con los crampones y el piolet…

Le digo a Marga que yo iré delante y que sólo me mire a mí y a mis pies para ver dónde piso en cada paso para hacerlo igual, tras franquear un puente estrecho de nieve llegamos a una roca, es lo más complicado, hay una roca de medio metro de ancho o menos que es llana pero muy aérea, yo lo hice muy fácilmente, Marga ha metido un diente del crampón en una grieta de la roca, se tiene que sentar para poder sacarlo de allí, pero ha pasado sin problema…
El siguiente tramo en un resalte rocoso con mucho agarre y sitios donde pisar, hay que dar un pequeño impulso o sentarse sobre la roca, lo hacemos casi sin darnos cuenta, y nos queda un tercer escollo importante, es una subida de roca y hielo, nada difícil para mi parecer, ni para el de Marga, hemos pasado el Puente de Mahoma casi sin darnos cuenta y ante nuestros ojos se abre el paraíso, paraíso de vistas y nubes, de cielos y caídas regadas de decenas de cumbres rendidas a nuestros pies, pies de titán sobre el resto del mundo aplacado debajo de nosotros…

De momento no estamos solos, están los montañeros que pasaron delante de nosotros, les hacemos unas fotos y ellos a nosotros, estoy deseando de celebrar mi “cumplecumbre” de los 50 años, eso no ocurre todos los días. Ellos han estado poco rato, se van enseguida y les acompaño hasta el puente de Mahoma donde les grabo en su cometido…
Tenemos toda la cumbre del Aneto para Marga y para mí, es increíble, ya lo había visualizado hace 20 días cuando se me vino a la cabeza la imagen de los dos solos en cumbre, pero es mucho mejor, Maese está silenciado, hasta podría haber encendido las velas , todo un regalo de “cumplecumbre”…

Grabamos más vídeos y más fotos, nos queremos comer con los ojos, con los oídos, con los sentidos todo lo que nos rodea, es inmenso estar por encima de los ocres y blancos telúricos y los etéreos azules tapizados de blanco nubosos que amenazan con abrazarnos y taparnos sin llegar a hacerlo, hoy era el día, es el día, todo es perfecto, y casi nadie sabe apreciar el momento pues se vive en la prisa del futuro, del siguiente paso que se va a hacer sin darse cuenta de lo hermoso que es lo que estamos haciendo aquí y ahora…,pues es lo que único que tiene valor , que es real, que da sentido a nuestro vida, pues lo demás no existe…
• Maese Viento, no puedo creer que te esté escuchando, pues has silenciado tu voz para mí…
• Así que sigues sin darte cuenta, humano, no es mi soplo en tu cara quien te hace entenderme, estoy siempre dentro de ti, dentro de cada uno de vosotros, pues en vuestras células habito y doy alimento de energía a cada movimiento que hacéis, cada pensamiento que procesáis, cada sentimiento que percibís, para hallarme no tienes que subir a ninguna parte, pues siempre estoy dentro de ti, humano.
• Maese, estoy muy emocionado, he podido perder la vida dos veces en muy pocos meses, y lo he pasado muy mal físicamente y sin embargo estoy aquí arriba, hace quince días no creía que pudiera subir, me parece increíble..., es todo tan hermoso.
• Así es, humano, disfruta del presente, ya sabes qué es lo único que tienes, ¿sabes qué es lo que te ha permitido subir a pesar de tu asma y tu mal estado físico, cualquiera no podría haberlo hecho…?
• Seguro que cualquiera puede subir aquí, Maese, no es tan difícil, es proponérselo, mi perseverancia, mi persistencia en el esfuerzo a pesar de que cien veces creí que podría desfallecer, me ha subido hasta aquí…
• No es así, humano, no ha sido e
Маршрутная точка

Besurta

Убежище

Renclusa

Озеро

Ibón

Маршрутная точка

Ponemos crampones

Маршрутная точка

Portillo superior

Маршрутная точка

Glaciar

Маршрутная точка

Collado Coronas

Маршрутная точка

Waypoint

Маршрутная точка

Aneto

Маршрутная точка

Cola glaciar

Маршрутная точка

Morrena

Маршрутная точка

Tomamos GR 11

Маршрутная точка

Pla de Aigualluts

Водопад

Aigualluts

2 комментариев

  • Фото cecilio12345

    cecilio12345 28 мая 2021 г.

    Hola chavalote. Me alegro que sigas en la montaña. Disfruta con buena compañía

  • Фото pisandocumbres

    pisandocumbres 13 июл. 2021 г.

    Qué tal Ceci,yo no paro como debe de ser. Qué tal vas...

Вы можете или этот маршрут